Nadie se pone de acuerdo sobre el origen de este delicioso dulce. Hay quien dice que proviene de la repostería de Al- Andalus con mezclas romanas, otros que de Cádiz, otros que si homenaje al Papa Pio IX ( de ahí su característico «gorro» papal representado por la crema tostada que corona el bizcocho borracho) Lo que está claro es que los más famosos son los de Granada y más concretamente los de la localidad de Santa Fe ( sí, la de las Capitulaciones) y fue la pastelería Isla, allá por el 1897, la que empezó a elaborarlo en cadena y lo llevó por todo el mundo.

A nosotras se nos apetecía hacerlos y, la verdad, buenos , buenos..

Lo bueno del bizcocho del pionono es que se puede elaborar tanto para recetas dulces como saladas, al igual que el brazo de gitano , su primo hermano. Es fácil de hacer y tiene múltiples aplicaciones.

Saludos.